Sing up for newsletter

El valor de los entornos saludables en las organizaciones

¿Ocuparse de la salud emocional cuando está en juego la vida? ¿Podemos plantearnos hablar de prevenir riesgos, es más de promover salud emocional, cuando hay aún tanto que evitar, en general en el ámbito profesional?

¿Promover salud emocional, cuando hay aún tanto que evitar, en general en el ámbito profesional?

En cada vez menos ocasiones, cuando nos movemos en el ámbito de las empresas y también de las instituciones, nos encontramos personas que nos hacen la anterior pregunta.

Lo primero que me planteo a este respecto es lo que nos dice el dicho popular, y es que “lo cortés no quita lo valiente”. Está claro que hay mucho que hacer en muchos trabajos, en muchas empresas….en relación a la necesidad de poner los medios suficientes que eviten accidentes graves, y mucho que formar y que prevenir en ese sentido. Está claro que es necesario llegar ahí, ¿pero es suficiente?

¿Debemos quedarnos en sólo en una prevención de riesgos laborales que evite que un trabajador/a pierda su vida o tenga una lesión importante? ¿sólo eso es un riesgo para las personas y las entidades? Debemos asegurarnos y hacer para que eso no ocurra, pero también debemos ir más allá. Debemos promover el concepto de ENTORNOS SALUDABLES dentro de las organizaciones.

En la carrera del bienestar no todos hemos salido a la vez, ni todos llegamos en el mismo tiempo a la meta

Lo segundo que me planteo es que en la carrera del bienestar no todos hemos salido a la vez, ni todos llegamos en el mismo tiempo a la meta, así que preocuparos y ocuparnos de los que van rezagados, es bueno, pero también es necesario dar valor a los que se esfuerzan por avanzar y abrir caminos.

El concepto de entornos saludables es un hábitat conocido para muchos, una oportunidad de cambio para otros, y algo tan lejos de descubrir y reconocer como que la tierra es redonda lo fue, para muchos hace mucho tiempo (e incluso habrá quienes, cuando todos lo reconozcan, sigan sin creerlo).

En el año 1948 la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya definió la salud como un “estado completo de bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedades y dolencias”. En el año 1986, a través de la carta de Ottawa, nos dejo claro que el entorno profesional es una fuente de bienestar y de malestar, tanto físico como emocional, y estableció la importancia de promover entornos saludables, es decir, entornos que no sólo eviten causar daños físicos, sino que también promuevan un salud positiva, física y emocional.

¿Está muy lejos la OMS de mis necesidades como empresa y como persona? ¿Es la Organización Mundial de la Salud un organismo que vive en un “limbo” de “buenismo”?

Como persona te voy a proponer un breve ejercicio. Coge un día cualquiera de tu vida. Un día en el que no tengas ninguna molestia física, y tampoco ningún problema o disputa pendiente. Levántate, desayuna tranquilamente y ahora métete en una habitación, donde nada pueda ocurrirte. Ni la luz, ni la oscuridad, ni el ruido, ni el calor, ni la sed, ni el hambre… te molestan. Quédate ahí sólo unas horas. ¿Estás bien? Un ratito igual sí, ¿y días?.  No te pruebes más tiempo, puede llegar a ser perjudicial para tu salud, aunque no lo creas.

No cabe duda que si estás paseando por la calle y ves caer unos ladrillos de la fachada por la que pasas, tu primera prioridad es evitarlos, tu segunda prioridad prevenir que ello no vuelva a ocurrir. Pero ¿a qué tu vida es mucho más que evitar que te caigan ladrillos? ¿a qué tu vida es mucho más que evitar lesionarte? ESTÁ CLARO QUE SÍ.

Como empresa vamos a pensar en números.

Como empresa, vamos a dejar de lado todas tus buenas intenciones sobre la salud y bienestar de tus trabajadores, que seguro tienes, y vamos a pensar en números. ¿Crees que sólo con facilitar que tus trabajadores estén físicamente no lesionados puedes construir un buen proyecto de empresa? ¿Consideras que cada vez mayor número de bajas por depresión, ansiedad… influyen en tus cuentas? ¿Te parece importante que tus trabajadores no vayan cargados con mochilas de problemas para correr la maratón de su actividad laboral? ¿Crees que trabajarán mejor si además de no encontrarse mal, también consiguen encontrarse bien? ESTÁ CLARO QUE SÍ.

¿Y como instituciones?  ¿Debemos valorar la promoción de la salud como un aspecto importante en el ámbito laboral? ¿Supone ello olvidarse de las campañas para evitar los accidentes de trabajo? ¿Son incompatibles? ¿Es superficial trabajar estos temas cuando aún no están solucionados los otros? ¿Podemos entender que pensar en el bienestar emocional de los trabajadores es una manera de prevenir y promover la salud? Voy más allá, ¿podemos visibilizar a aquellas empresas que buscan que sus trabajadores desempeñen su actividad en un entorno saludable además de perseguir a aquellas que ni tan siquiera se preocupan por la vida -literalmente- de sus trabajadores? ¿Podemos mostrar, reforzar y visibilizar modelos de buenas prácticas como una estrategia para el cambio? ESTÁ CLARO QUE SÍ.

Por eso, cuando voy a alguna de las pocas empresas o/y organismos que se ríen o se extrañan cuando hablo de entornos saludables, cuando me encuentro a personas en esas entidades, o fuera de ellas, que me hablan de que su responsabilidad se acaba cuando evitan que un ladrillo caiga sobre una cabeza, cuando piensan en los profesionales como cuerpos que hay que evitar magullar, en lugar de como personas que viven y sienten…. sólo me queda felicitarnos porque cada vez son menos.

No intento convencerles. Si la confianza es poca, sólo les muestro datos, estadísticas que les ayuden a descubrir otras realidades; si la confianza es media les ayudo a que vean con otros cristales, a que empaticen con un entorno que respetan aunque no siempre comprendan. Y si la confianza es mucha tan solo les pido que cuando vuelvan a su casa piensen en cómo sería su vida si simplemente  consistiera en que no les pasara nada, y luego pensaran en su negocio, en una vida profesional que se caracterizara porque no pasara nada. ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que sí ocurriera, y no precisamente bueno?

La promoción de la salud está en ser capaz de observar y reconocer que no es necesario no tenerla para que te falte. Y luego, empezar a dar pasos.

febrero 6, 2019
Humanizar la Sanidad
Quizás todo o parte puede ir mal, y quizás tengas que tomar decisiones para finalizar esta relación, quizás. Pero tu vida como proyecto dependerá no sólo de las decisiones que tomes, sino de cómo las tomes. Esta relación que habéis tenido quizás tenga que llegar...

Post a comment